Control directo, indirecto o inexistente de los problemas.

lunes, 22 de octubre de 2012

"Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce sufrimiento, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento." Victor Frankl.

Control directo, indirecto o inexistente de los problemas.

 

Podemos situar a los problemas que afrontamos  directamente en una de éstas tres áreas:

  • las de control directo (que involucra a nuestra propia conducta)
  • las de control indirecto (que involucra la conducta de otras personas)
  • las de control inexistente (problemas acerca de los cuales no podemos hacer nada).

Los problemas de control directo se resuelven trabajando sobre nuestros hábitos. Están dentro de nuestro círculo de influencia.

Los problemas de control  indirecto se resuelven cambiando  nuestros métodos de influencia con las demás personas. Aquí podemos situar habilidades como la empatía, la confrontación, la persuasión. Por lo general manejamos pocos métodos de influencia, solemos empezar por el razonamiento y si este no funciona pasamos a la lucha. A pesar de ello podemos trabajar en el aprendizaje de nuevos hábitos.

En el caso de los problemas de control inexistente el esfuerzo se dirige a modificar las propias actitudes. El cambio ha de enfocarse hacia las estrategias de manejo de situaciones que no van cambiar y sobre las que no vamos a poder hacer nada.

La clave, difícil de adquirir radica en aceptar los problemas y aprender  vivir con ellos,  a pesar del disgusto que supone.

Tanto si el problema que nos afecta implica control directo, indirecto o inexistente está en nuestra mano dar los pasos hacia la solución. Dentro de nuestro propio control está el aprendizaje de nuevos hábitos, el cambio de nuestros métodos de influencia o del modo en que valoramos las dificultades que encontramos.

Uno de las historias que mejor ejemplifican la importancia del cambio de actitud ante problemas de control inexistente es la Victor  Frankl.

Muchos habréis leído su libro "El hombre en busca de sentido" . En el relata las difíciles circunstancias que le toco vivir en los campos de concentración nazis en los que perdió a todo su familia en las cámaras de gas. Fue como os podréis imaginar víctima de todo tipo de humillaciones, torturas y sufrimientos difícilmente imaginables.

El mismo relata como cambió su vida el día que decidió que sí podría ejercer control sobre ella a pesar de las circunstancias y que esté control estaba en su interior en la forma en que decidía como le afectaban las circunstancias vitales, en última instancia tenía la libertad interior de elegir sobre su propia vida.

Este cambio de actitud y la libertad interior que experimentó a partir de ese momento muy probablemente fueron factores determinantes en que consiguiera sobrevivir y sobreponerse a una experiencia vital tan difícil.

Aunque es mucho más fácil decirlo que llevarlo a la práctica hay infinidad de ejemplos, en los que todos podemos pensar, que nos demuestra que este es el camino con el menor coste emocional y personal.

"Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce sufrimiento, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento." Victor Frankl.

 

Otras entradas

2014 Copyright 2008 NM Formación y Consultoría S.L.

grupo FINSI
Alojamiento y Programación: Davinchi
Diseño y Desarrollo: Dolcebit